miércoles, 22 de septiembre de 2010

Se Busca: Esposa

SE BUSCA: ESPOSA
Reflexiones islámicas sobre el matrimonio
​ 
Por: Said Abdunur Pedraza

(Si bien el siguiente texto está escrito desde una perspectiva masculina, los principios expuestos aplican para hombres y mujeres en búsqueda de pareja)


El Islam es una forma de vida integral, completa, y ello incluye por supuesto, la convivencia en pareja dentro del matrimonio. El Profeta Mujámmad (Bendiciones y Paz de Dios sean con él) enseñó a sus compañeros que sin esposa eran como la mitad de una naranja, y debían casarse para estar completos y completar su religión.
Y entre Sus signos está haberos creado esposas de entre vosotros para que encontréis en ellas sosiego, y puso entre vosotros amor y misericordia. (Corán 30:21).
Temed a vuestro Señor Quien os ha creado a partir de un solo ser, del que creó a su esposa e hizo descender de ambos muchos hombres y mujeres. (Corán 4:1).
Relató Anas (que Dios esté Complacido con él) que tres hombres, al enterarse cuan aplicado era el Profeta (ByP) en la adoración, aparentemente las pareció poco, y exclamaron: «Si el Profeta que le han sido perdonados todos sus pecados adora a Dios de esta manera, nosotros deberíamos hacerlo aun más». Entonces, dijo uno de ellos: «Por cierto que permaneceré orando todas las noches y no dormiré». Dijo otro: «Yo ayunaré todos los días de mi vida». Y dijo el tercero: «Por cierto que me apartaré de las mujeres y no me casaré jamás». Al enterarse de ello el Mensajero de Al-Lah (ByP) les dijo: «Por cierto que yo soy más piadoso que vosotros, sin embargo ayuno algunos días y otros no, rezo durante la noche pero también duermo parte de ella, y contraigo matrimonio. Sabed que quien se aparta de mi Sunna no es de los nuestros». (Recopilado por Bujari).
La selección de esposa es algo que no puede uno tomarse a la ligera, ni debe tampoco ser pospuesto más que en casos de excepción.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Hay tres cosas que no deben posponerse: Ofrecer la oración obligatoria, realizar la oración funeraria para el muerto, y casar a la mujer cuando encuentra pareja».
Dios ha creado esposas de vuestra misma especie, de las cuales crea hijos y nietos. Os ha proveído de todo lo bueno y beneficioso. ¿Es que creen en lo falso y niegan la gracia de Dios? (Corán 16:72).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «!Oh, jóvenes! Quien de vosotros que esté en condiciones [físicas y económicas] para casarse que lo haga, pues el matrimonio preserva la mirada, y es una protección contra la fornicación». (Recopilado por Bujari y por Muslim).
Desposad a aquellos hombres o mujeres que no tengan cónyuge, y a vuestros esclavos y esclavas piadosos. [No temáis] si son pobres, pues Dios les sustentará con Su gracia, y Él es Vasto, Omnisciente. (Corán 24:32).
Como musulmán “converso” que vivo en medio de una sociedad hostil (tanto porque todo está diseñado para atarlo a uno a lo mundano, y por la violencia reinante, como por lo pequeño de las comunidades musulmanas en mi país), soy consciente de la enorme dificultad que implica mantenerse dentro del Islam en solitario [1]. Por eso, busco esposa que me ayude a seguir el camino recto.
Una esposa religiosa, virtuosa, pudorosa. No perfecta, tan humana como yo, pero aún más deseosa que yo de agradar al Creador y vivir como Él manda.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Una mujer es desposada por cuatro razones: su riqueza, su linaje, su belleza y su religiosidad. Desposad a la religiosa, pues ello dará mayor seguridad al futuro de vuestro hogar». (Recopilado por Bujari y por Muslim).
Puede ser cristiana o judía, pero en tal caso, debe ser una mujer practicante de su religión, con una firme convicción monoteísta, que no acepte imágenes, representaciones, estatuas, iconos, que no le rece a santos, imames, iluminados, que no crea en profetas venidos después de Mujámmad (ByP), quien murió en el siglo VII, que no le rece a Jesús, María, Fátima o Alí (la Paz de Dios sea con todos ellos) sino sólo a Dios, que crea en el Uno, el Único Dios verdadero, y se esfuerce en obedecer Su ley y practicar la religión como la revelaron los Profetas (P). [2]
Y [se os ha permitido casaros con] las mujeres recatadas de entre las creyentes y las recatadas de entre aquellos que recibieron el Libro antes que vosotros [judíos y cristianos], a condición de que les deis su dote para casaros con ellas, no para fornicar o tomarlas como amantes. (Corán 5:5).
Y no os caséis con las idólatras a menos que acepten la fe; una esclava creyente es mejor que una idólatra aunque os guste, y no caséis a los idólatras con vuestras mujeres a menos que acepten la fe; un esclavo creyente es mejor que un idólatra aunque os guste. Ellos conducen al Infierno, mientras que Al-Lah os promete el Paraíso con Su anuencia y el perdón, y aclara Sus preceptos a los hombres para que recapaciten. (Corán 2:221).
Sin embargo, en lo posible la prefiero musulmana, temerosa de Dios, estudiosa del Islam, lectora permanente del Corán, miembro activo de la comunidad y la mezquita, que se cubra con jiyab, que haga conmigo las 5 oraciones diarias y me ayude a conocer y practicar mejor mi religión. [3]
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Este mundo es solamente de conveniencias temporales, y el mejor consuelo en este mundo es una mujer piadosa». (Recopilado por Muslim).
Aparte de la religión, no tengo preferencia alguna en cuanto a ningún otro aspecto, pues sólo la piedad distingue a una persona de las demás.
En su sermón de despedida, el Mensajero de Dios (ByP) dijo: “Gente, sepan que su Señor es Uno y que su padre es uno. Deben saber que un árabe no es superior a un no-árabe, ni un no-árabe es superior a un árabe, ni un hombre rojo es superior a un hombre negro, ni uno negro sobre uno rojo, excepto en términos de lo que cada persona tiene de piedad.” (Recopilado por Ajmad).
Efectivamente mis amigos y aliados no son la tribu de tal y tal. Más bien mis amigos y aliados son aquellos quienes tienen temor de Dios, dondequiera que ellos puedan estar. (Recopilado por Bujari y por Muslim).
Busco una mujer comprometida, que se tome en serio la decisión del matrimonio.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Hay tres cosas en las que no cabe broma: matrimonio, divorcio y liberación». (Recopilado por Málik).
Si uno cuya religión y carácter te complace, te propone (el matrimonio); deberían casarse con él. Si ustedes no lo hacen, ello serán tribulaciones en la tierra y grandes perversiones. (Recopilado por Tirmidi).
Una esposa con la que pueda construir un hogar islámico, de preferencia que provenga de una familia religiosa, al menos monoteísta, o en su defecto, que no permita que su familia de sangre interfiera con su vida y su familia islámicas.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «No os caséis por la belleza porque quizás esta sea luego la causa del declive moral, ni lo hagáis por la riqueza porque quizás esta sea luego la causa de la desobediencia. Casaos con quienes provengan de familias religiosas». (Recopilado por Ibn Mayah).
Cásense con las mujeres que son amantes y fértiles porque efectivamente yo incrementaré las naciones a través de ustedes. (Recopilado por Abu Dawud).
Una esposa que le dé buen ejemplo y buena crianza a los hijos, dentro del Islam.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Las mejores mujeres que montan camellos son las mujeres de Quraish. Ellas son las más compasivas para con sus hijos cuando son pequeños, y las más cuidadosas en lo concerniente a los bienes de sus esposos». (Recopilado por Muslim).
¡Oh, creyentes! Guardaos a vosotros mismos y a vuestras familias del Fuego, cuyo combustible serán los hombres y las piedras. (Corán 66:6).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Cada uno de vosotros es un pastor, y cada uno es responsable de aquellos bajo su custodia. Un gobernante es un pastor, un hombre es el pastor de su familia, una mujer es la pastora de la casa de su marido y de sus hijos. Porque cada uno de vosotros es un pastor, y cada uno es responsable de quienes estén bajo su custodia». (Recopilado por Bujari y por Muslim).
Una mujer paciente, que sepa que su esposo es musulmán y confíe en él, y que soporte las pruebas que Dios nos pone, dándole fortaleza a su esposo para que pueda asumir sus responsabilidades sin desfallecer, y que no sienta como una carga el apoyo que da a su esposo.
Y por cierto que os probaré con algo de temor, hambre, pérdida de bienes, vidas y frutos, pero albricia a los pacientes [que recibirán una hermosa recompensa]. (Corán 2:155).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo a una mujer: «Tu esposo y tu hijo son más merecedores de tu caridad [que cualquier otro]». (Recopilado por Bujari).
¡Oh, creyentes! Tened paciencia, sed perseverantes. (Corán 3:200).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Cualquiera que fuere la desgracia que le ocurriera a un musulmán: cansancio, enfermedad, tristeza, daño, pena, dolor o incluso una espina que se clavara, serviría para que Al-Lah lo purificara de sus faltas». (Recopilado por Bujari y por Muslim).
A quien Al-Lah quiere bien, le envía una prueba (en su salud, dinero o seres queridos). (Recopilado por Bujari).
Una esposa que no tenga reparo alguno en cumplir con las normas Islámicas; por ejemplo, obedecer a su esposo siempre que él actúe dentro del Islam, o aceptar la poligamia si hay las condiciones para ella. [4]
Ellas tienen tanto el derecho al buen trato como la obligación de tratar bien a sus maridos. Y los hombres tienen un grado superior al de ellas [porque en ellos cae la responsabilidad de mantener el hogar]; y Dios es Poderoso, Sabio. (Corán 2:228).
Los hombres están a cargo de las mujeres debido a la preferencia que Dios ha tenido con ellos, y deben mantenerlas con sus bienes. Las mujeres piadosas obedecen a Dios y a sus maridos, y cuidan en ausencia de ellos [su honor y sus bienes] encomendándose a Dios. (Corán 4:34).
Si teméis no ser equitativos con [las dotes de] las huérfanas, entonces casaos con otras mujeres que os gusten: dos, tres o cuatro. (Corán 4:3).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Si una mujer reza sus cinco oraciones diarias, ayuna el mes de Ramadán, obedece a su esposo y guarda su pureza, entonces le será dicho: 'Entra al Paraíso por la puerta que desees'». (Recopilado por Ajmad y At-Tabarani).
Existen tres personas cuyas oraciones no serán aceptadas, ni tampoco sus buenas acciones: un esclavo desobediente, hasta que no vuelva a su amo y coloque su mano en la de ellos; una mujer cuyo marido esté encolerizado con ella, hasta que no esté complacido con ella nuevamente; y el borracho, hasta que no esté sobrio. (Recopilado por Ibn Hibbân).
Una esposa que conozca y estudie su religión, que le exija a su esposo el cumplimiento del Islam dándole ejemplo, y así lo ayude a ser mejor musulmán. [5]
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Toda mujer que muera, y su marido haya estado complacido con ella, entrará al Paraíso». (Recopilado por Ibn Mayah).
El mejor de entre vosotros, es quien mejor trate y cuide a su mujer. (Recopilado por Tirmidi).
Abu Bakr una vez preguntó al Profeta (ByP) cuál era la mejor cosa para ser atesorada, y él (ByP) replicó: «La lengua en recuerdo de Al-Lah, el corazón lleno con agradecimientos hacia Al-Lah, y una esposa piadosa quien ayuda en los hechos virtuosos».
Una mujer que a la vez que sea exigente con la religión, sepa también perdonar y pedir perdón, pues todos los humanos cometemos errores, y ante el error, sepa ayudar y pedir ayuda, para que ambos puedan mejorar y seguir el camino recto.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Todos los hijos de Adán pueden equivocarse y los mejores equivocados son los arrepentidos».

El Mensajero de Dios (ByP) preguntó a sus compañeros: «¿Desearían que Allah Ta'ala les perdonara?» Ellos contestaron que por supuesto desearían eso, él (ByP) respondió: «Entonces perdónense unos a otros.»
Una esposa que se esfuerce en ser limpia y ordenada en todos los aspectos de su vida, y dé así ejemplo de pulcritud en el hogar.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «La pureza y la limpieza es la mitad de la fe». (Recopilado por Muslim).
Diez son los hábitos que hacen a una buena higiene personal: Recortar el bigote, dejar crecer la barba, usar el cepillo de dientes, lavarse la nariz con agua, cortarse las uñas, lavarse entre los dedos, depilarse las axilas, rasurarse el vello del pubis e higienizarse después de orinar o defecar. (Recopilado por Muslim).
Una mujer en la que, como esposo, pueda confiar plenamente.
Las mujeres piadosas obedecen a Al-Lah y a sus maridos, y cuidan en ausencia de ellos [su honor y sus bienes] encomendándose a Al-Lah. (Corán 4:34).
Una esposa que no consuma ni tenga relación alguna con el alcohol, el tabaco y las drogas, que no guste de los juegos de azar, ni obtenga lucro de ninguna de estas sustancias y actividades. [6]
Te preguntan [¡Oh Mujámmad!] acerca de las substancias embriagantes y los juegos de apuestas. Diles: Son de gran perjuicio, a pesar de que también hay en ellos algún provecho para los hombres; pero su perjuicio es mayor que su provecho. (Corán 2:219).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Si una sustancia embriaga en grandes cantidades, entonces una pequeña cantidad de ella está prohibida». (Recopilado por Abu Dawud y Tirmidi).
Todo embriagante nubla la mente, y todo lo que nubla la mente está prohibido. (Recopilado por Muslim).
En verdad, cuando Al-Lah prohíbe algo, prohíbe comerse su precio [obtener beneficio económico de ello]. (Recopilado por Ajmad).
Quien se envenene, matándose con ello, consumirá su veneno en el Fuego del Infierno y habitará allí eternamente. (Recopilado por Bujari).
Una esposa que no consulte adivinos, que no tenga agüeros ni crea en los astros.
¡Oh, creyentes! Los embriagantes, los juegos de apuesta, los altares [sobre los cuales eran degollados los animales como ofrenda para los ídolos] y consultar la suerte valiéndoos de flechas son una obra inmunda de Satanás. Absteneos de ello y así tendréis éxito. (Corán 5:90).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «Quien recurra a un adivino y le pregunte acerca de algún asunto, su oración no le será aceptada por cuarenta noches». (Recopilado por Muslim).
Quien vaya a un adivino o a un vidente y crea en lo que él dice, descree en aquello que le fue revelado a Mujámmad. (Recopilado por Abu Dawud y otros 4 autores).
No pertenece a nosotros quien cree en el mal agüero, quien recurre a los adivinos ni quien le pide a alguien que lo haga por él, quien practica la brujería o quien le pide a alguien que lo haga por él. (Recopilado por Al-Bazaar).

Una esposa que guste de la austeridad, que sea paciente en la adversidad, y sencilla y generosa en la abundancia.


El Enviado de Dios (ByP) dijo: «Aquel que deje de llevar ropas de lujo, aunque pueda pagarlas, en señal de humildad ante Dios, Él le llamará en el Último Día, en presencia de todas las criaturas, para ofrecerle la elección entre cualquier túnica que guste llevar, de entre todas las ropas de la Fe». (Recopilado por An´Nawawi).


Una mujer que ame a Dios, y por ese amor esté dispuesta a todo lo permitido por Él para defender su religión y su hogar.

Si una mujer temiese que su marido no cumpliere con las obligaciones para con ella o la rechazare, entonces, no incurrirán en falta si llegan a un acuerdo para evitar el divorcio, pues ello es lo mejor. (Corán 4:128).
Una mujer fue a preguntarle al Profeta  sobre un asunto. Y cuando él trató el mismo, le preguntó: ¿Tienes esposo? Ella dijo: Sí. Él le preguntó: ¿Cómo estás con él? Ella contestó: Nunca dejé de cumplir con mis deberes, salvo aquello que está fuera de mi alcance. Él dijo: Presta atención a cómo le tratas, pues él es tu Paraíso y tu Infierno”. (Recopilado por Ajmad y An Nasai).
Una esposa con carácter, decidida, estudiosa, que cumpla sus deberes con la misma determinación y firmeza con que exige sus derechos, agradecida con Dios por cada cosa en su vida, por pequeña que sea, y paciente ante la adversidad, gracias a su confianza plena en el Clemente.
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «¡Es admirable el caso del creyente!, porque todo asunto encierra un bien para él y esto no ocurre con otro que no sea creyente. Pues, si le llega la facilidad y es agradecido con Al-Lah, hay un bien para él. Y si tiene paciencia ante la dificultad, también consigue un bien para él». (Recopilado por Muslim).
Y por supuesto, una esposa que no guste del chisme, que no ande en habladurías, que respete la dignidad y el buen nombre de los demás, y que mantenga alejada de su boca la mentira.
¡Oh, creyentes! Evitad sospechar demasiado [de la actitud de los demás], pues ciertamente algunas sospechas son un pecado; y no os espiéis, ni habléis mal del ausente, pues ello es tan repulsivo como comer la carne de un hermano muerto. ¿Acaso alguno de vosotros desearía hacerlo? Por supuesto que os repugnaría. Y temed a Al-Lah; ciertamente Al-Lah es Indulgente, Misericordioso. (Corán 49:12).
¡Oh, creyentes! Temed a Al-Lah, y hablad sólo con la verdad (Corán 33:70).
Le pregunté al Profeta (ByP): «Mensajero de Al-Lah, ¿seremos juzgados por lo que decimos?». Y contestó: «La gente será precipitada de bruces en el Fuego por las calumnias que pronuncian sus lenguas». (Recopilado por Ajmad).
Dijo el Mensajero de Dios (ByP): «La mentira conduce a la corrupción y la corrupción conduce al fuego, si el hombre sigue mintiendo, Al-Lah lo registra como un mentiroso».
En definitiva, yo volví al Islam porque encontré que es el único sistema de vida que le brinda paz al individuo, la familia, y la sociedad entera. [7] Pero para que funcione, hay que conocerlo y practicarlo. Para alguien que vivió de forma muy opuesta al Islam por tantos años, y que además sigue viviendo rodeado por una sociedad corrupta desde la médula, no es sencillo mantenerse en el camino recto. Por eso, busco esposa que viva el Islam conmigo, incha Al-Lah (si Dios quiere).
Ellas son vuestra protección y vosotros la suya. (Corán 2:187).
El Mensajero de Dios (ByP) dijo: «¿No debería yo informarles del mejor de los tesoros que un hombre posee? Una esposa recta». (Recopilado por Al-Jakim).
¡Oh, Señor nuestro! Agrácianos con esposas e hijos que sean un motivo de alegría y tranquilidad para nosotros, y haz que seamos un ejemplo para los piadosos. (Corán 25:74). 
----------
NOTAS
[2] Véase “Los Últimos Hallazgos Arqueológicos Bíblicos y la Autenticidad de la Biblia Actual” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-ultimos-hallazgos-arqueologicos.html) y “La Biblia y El Corán Frente a la Pobreza y el Hambre” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/la-biblia-y-el-coran-frente-la-pobreza.html).
[5] Véase “Si ella usa el Jiyab, usted ¿por qué no tiene barba?” (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/09/si-ella-usa-el-jiyab-usted-por-que-no.html).

Artículos Relacionados
Mujeres en alquiler: Una atrocidad del chiismo - La verdad oculta del asunto de mutá (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/06/mujeres-en-alquiler-una-atrocidad-del.html). 
Share:

domingo, 12 de septiembre de 2010

Si ella usa el Jiyab, usted ¿por qué no tiene barba?

SI ELLA USA EL JIYAB, USTED ¿POR QUÉ NO TIENE BARBA?

Por: M. Isa García




En ocasiones soy preguntado sobre el tema del Jiyab por algunos hermanos que quieren que yo aleccione a sus esposas o hijas, mostrándoles la obligatoriedad del velo islámico. Si bien es cierto que el jiyab es obligatorio, y quiera Dios concederle a todas las hermanas en el Islam la fortaleza y la fe para vestirlo como corresponde, esos mismos hermanos envían un mensaje contradictorio a esas mujeres, y también a su fe, cuando ellos mismos no cumplen con una obligación que Dios ha impuesto a los hombres.

Exacto, la barba.

Cuando Dios le ordena a las mujeres vestir el jiyab en el Corán, justifica la causa y dice:

“¡Oh, Profeta! Dile a tus mujeres, a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran con sus mantos; es mejor para que se las reconozca y no sean molestadas. Dios es Absolvedor, Misericordioso.” (33:59)

Es decir, que al identificarlas como musulmanas no sean molestadas ni tentadas, porque el jiyab demuestra que son personas religiosas, que buscan la complacencia de Dios y no se mezclan ni buscan los placeres pasajeros de esta vida a costas de la fe del corazón y la recompensa del más allá.

La barba, tiene el mismo significado: Darnos una identidad como musulmanes, evidenciando a los hombres que somos religiosos y a las mujeres que no queremos ser tentados.

Para esos hermanos, que exigen a sus mujeres el jiyab, pero ni siquiera piensan en dejarse la barba, les dedico esta pequeña aclaración sobre la obligatoriedad (sí, dije obligatorio, no dije “Sunna”) de la barba.

Pruebas sobre la obligación de la barba en el Corán y la Sunna

Abu Hurairah narró que el gobernante del Yemen, nombrado por el emperador persa Kisra, envío dos emisarios al Profeta. Cuando llegaron ante él, advirtió que se habían afeitado la barba y se dejaron crecer el bigote. Detestando esa apariencia, dio vuelta la cara y dijo: “¡Ay de ustedes! ¿Quién les dijo que hagan eso?”. Ellos respondieron: “Nuestro amo (Kisra)”. El Mensajero respondió: “Pero mi Señor, Exaltado y Glorificado sea, me ha ordenado dejarme crecer la barba y recortarme el bigote”. [Registrado por Ibn Yarir at-Tabarí, Ibn Sa’d, e Ibn Bishran. Verificado como jasan (bueno) por al-Albani (Fiqh us-Sirah de al-Ghazali p.359)].

Ibn ‘Umar narró que el Mensajero de Dios dijo: “Recórtense el bigote, pero déjense crecer la barba”. [Al-Bujari y Muslim].

Dios estableció en el Corán que seguir al Profeta en sus órdenes es una obligación:

“Quien obedezca al Mensajero obedece a Dios. Y quien le dé la espalda sepa que no te hemos enviado como un custodio de sus obras”. [4:80]

Definición lingüística

En árabe, se utiliza la palabra lihiah para decir barba que deriva de lahi que significa mandíbula. Por lo tanto, se define a la barba como el pelo que crece en el rostro sobre los huesos de las mandíbulas [Al-Qamus ul-Muhit de al-Fairuzabadi, y Lisan ul-Arab de Ibn Mandur].

Veredicto Legal

Dejarse crecer la barba es wayib (obligatorio) para todos los hombres musulmanes que puedan hacerlo.

La posición de los expertos de la antigüedad sobre el tema

Todos los sabios de as-Salaf us-Salij (las primeras generaciones de musulmanes), incluyendo los cuatro Imames, sostienen unánimemente que es jaram (prohibido) afeitarse la barba.

Jánafis 

Ibn-Abidin dijo: “Está prohibido que un hombre se afeite la barba”. (Radd ul-Muhtar [2:418])

Málikis 

Abu al-Jasan: “Afeitarse la barba está prohibido, pues al cortarla se provoca una clara anulación de una obligación”. [Sharh ur-Risalah de Abu al-Jasan, y comentario de al-Adwi].

Al-Adwi dijo: “Ha sido reportado que Málik detestaba afeitarse todo lo que estuviera debajo de las mandíbulas, incluso dijo: ‘Es lo que hacen los Zoroastrianos’.” [Sharh ur-Risalah de Abu al-Hásan, y comentario de al-Adwi (2:411)].

Ibn Abd al-Bárr dijo: “Está prohibido afeitarse la barba”. [At-Tamhid]

Chafis 

El Imám Chafi’i expresó que está prohibido afeitarse la barba en su libro Al-Umm.

Al-Ayuri dijo: “Está prohibido afeitar totalmente la barba a menos que se tenga un problema médico con ella”. [Sharh ul-Ubab].

Jámbalis 

Mi sabio favorito Ibn Taimiah dijo: “Está prohibido afeitarse la barba”. [Al-Ijtiyarat ul-Ilmiah (p.6)].

As-Saffarini dijo: “En nuestro madjab (escuela), estamos de acuerdo en que está prohibido afeitarse la barba”. [Ghizá ul-Albab (1:376)].

El literalista Ibn Jazm al-Andalusí dijo: “Todos los expertos están de acuerdo en que afeitarse la barba es una forma de anulación de lo obligatorio, y por lo tanto está prohibido”. [Maratib ul-Iyma’ (p.157), y al-Muhalla (2:189)].

El largo de la barba

No existen reportes auténticos que indiquen que el Profeta se recortase la barba. Sin embargo, hay algunos reportes auténticos de ciertos Sajaba –como Ibn ‘Umar, Abu Hurairah e Ibn-Abbas–, que indican que solían recortarse la barba cuando excedía el largo de un puño. Existen también reportes similares de otros sálaf como Ibrahim an-Naja’i, Malik y Áhmad. Todos esos reportes auténticos fueron compilados por el gran sabio del Jadiz Muhammad Nasiruddin al-Albani en su libro ad-Da’ifah tras la cita del Hadiz n° 2355).

También se narra en Sajih Al-Bujari que cuando Abdul-Lah ibn Umar realizaba la peregrinación mayor o menor, solía tomar su barba con el puño y recortaba todo lo que excedía del mismo.

Es decir que si seguimos el entendimiento que tuvieron los Sajaba sobre la vida del Profeta, la barba debajo del mentón puede recortarse debajo de un puño de largo.

Algunas excusas que se escuchan

Algunos dicen: “¡Es sólo Sunna!”, confundiendo lo que implica que algo sea establecido por la Sunna con que sea Sunna (recomendado) como veredicto en la jurisprudencia. Pero a la luz de las pruebas que cité anteriormente, ese argumento es fácilmente rechazado.

Algunos hombres sostienen que la barba les provoca irritación y aspereza en la piel. Si un médico dermatólogo le aconseja afeitarse por una enfermedad en su piel, en ese caso tendrá una excusa aceptable. Caso contrario, la irritación es causada por el constante afeitado, y no por la barba misma, y por no realizar una correcta higiene mediante el wudú tal como es indicado en la Sunna.

Otros hombres sostienen que en el trabajo les exigen afeitarse la barba, o que perderían el empleo si no se afeitan. En la mayoría de los casos esto no es cierto. Si uno ofrece evidencia de que la barba es un requisito religioso, el empleador no puede obligar a un hombre a afeitársela, a menos que sea un requisito de higiene como en la preparación de algunos químicos y alimentos.

Conclusión

Hermano, usar barba es parte de la identificación obligatoria que tenemos como musulmanes. Tanto como lo es para las mujeres usar el jiyab.

Y Dios sabe más.

---------- 
Artículos Relacionados

50 preguntas y respuestas sobre el monoteísmo islámico (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/08/50-preguntas-y-respuestas-sobre-el.html).

No hay Islam sin Sunna (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/09/no-hay-islam-sin-sunna.html).

Cómo llegué a amar el velo (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/como-llegue-amar-el-velo.html).

¿Los Chías son Considerados Musulmanes? Una Respuesta Equilibrada (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-chias-son-considerados-musulmanes.html).

Submitters: La Desviación Numerológica de un Ególatra (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/submitters-la-desviacion-numerologica.html).

¿Es traducible el Corán? (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/es-traducible-el-coran.html).

El Islam y el Derecho Internacional (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/11/el-islam-y-el-derecho-internacional.html).

Musulmanes Precolombinos en las Américas (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/05/musulmanes-precolombinos-en-las.html).
 
Share:

viernes, 3 de septiembre de 2010

No hay Islam sin Sunna

NO HAY ISLAM SIN SUNNA (TRADICIÓN DEL PROFETA MUJÁMMAD)

Por: Said Abdunur Pedraza

Algunas personas, cuando comienzan a conocer el Islam, no alcanzan a ver la globalidad implícita en esta forma de vida integral. Por ello, se confunden y creen que Sunna y Jadiz son la misma cosa, y piensan que es muy enredada la Ciencia del Jadiz y que el Corán es más que suficiente para el Musulmán. Es por ello que las sectas coranitas han logrado ir ganando adeptos, si bien sus líderes niegan la Sunna por otras razones más personales: La Sunna define con claridad la cotidianidad del Muslim y de ella viene el Jadiz que es fuente de jurisprudencia. Sin la Sunna, los líderes de las sectas coranitas se sienten libres para interpretar el Corán a su acomodo y ajustarlo a sus intereses particulares.

Sin embargo, para aquellos que Dios ha guiado, todo está diáfano. Dios ordena en el Corán que lo obedezcamos a Él y a Su Profeta. Sin la Sunna, no podríamos hacer lo segundo. También dice Dios en el Corán, que ha enviado a Mujámmad (Bendiciones y Paz de Dios sean con él) como misericordia para la humanidad. Y esto se entiende de una forma muy sencilla con este razonamiento:

Einstein decía que el ejemplo no es la mejor manera de enseñar, sino que es la única forma (postulado con el que estoy en pleno acuerdo). El gran problema con el asunto de la pérdida de los valores, es que de nada sirve que los padres enseñen a sus hijos que beber y fumar es malo cuando ellos mismos lo hacen, o que no digan malas palabras cuando ellos maldicen varias veces al día. El caos que genera el rechazo a la autoridad está íntimamente ligado con el hecho de que ya todos sabemos que los políticos son mentirosos y desleales, que los gobernantes sólo defienden los intereses de las minorías que los pusieron en el poder a punta de corrupción y clientelismo, que los policías abusan de su poder y autoridad, que los abogados roban, que los sacerdotes violan niños o fornican con mujeres u hombres, que los pastores se enriquecen a costa de sus fieles, etc, etc... Si las autoridades no dan ejemplo y por el contrario, se comportan de manera criminal, ¿qué las diferencia de los criminales? ¿Por qué habríamos de obedecerlas?

El ejemplo es, pues, fundamental. No basta desarrollar una visión del mundo, una filosofía, un ideario: hay que ponerlo en práctica y demostrar que funciona, que es útil, que no es utópico. Eso fue lo que hizo Mujámmad (ByP). Esa es su Sunna. Y su Sunna es la demostración histórica de que el Islam no es una utopía, es una forma de vida práctica que puede ser seguida por cualquier ser humano, como fue seguida por decenas de miles de compañeros del Profeta (los Sajaba) y por las generaciones de musulmanes que los siguieron.

Dios nos puso en el mundo y nos envió el manual de instrucciones para que supiéramos qué es lo bueno, qué es lo malo, qué es lo que Le agrada y cómo buscar nuestra salvación: el Corán. Pero a veces los manuales son difíciles de entender, a veces no sabemos bien cómo llevarlos a la práctica. Así que Dios, en Su misericordia infinita, nos envió también el cursito en plastilina, para que entendiéramos todo de manera clara, sencilla y directa: el ejemplo del Profeta (ByP), que es la aplicación más certera (e inspirada directamente por Dios) del Corán a la vida diaria. Y no fue un "invento" reciente: desde el comienzo, Dios ha enviado a todos los pueblos sobre la Tierra no sólo revelaciones sino también profetas y mensajeros (más de 120.000). Por ello, entre los pilares de la fe islámica están la creencia en los libros revelados y la creencia en los profetas y mensajeros. [1] Una cosa sin la otra no funciona.

Dicho de otro modo: cuando una empresa saca al mercado una nueva maquinaria, acompaña dicha maquinaria con los respectivos manuales de operación, mantenimiento, etc. Pero también, capacita instructores para que ellos, a su vez, den capacitación a los clientes, de modo que la maquinaria sea ensamblada, instalada, configurada, operada y mantenida de manera correcta, eficiente y duradera. Del mismo modo, nuestro Creador nos puso en la Tierra, junto con las instrucciones (las revelaciones divinas) y los instructores que nos enseñaron a vivir y a utilizar nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestro espíritu, y los recursos de nuestro planeta, de manera correcta, eficiente y duradera (los profetas). Pero de todos los Profetas (la Paz de Dios sea con todos ellos), no tenemos registro completo de lo que hicieron y dijeron, excepto en el caso de Mujámmad (ByP), de quien mantenemos un registro muy completo.

Es tan importante seguir la Sunna del Profeta (ByP), que el mismísimo Creador nos dice en el Corán que quien no acepte a Mujámmad (ByP) como árbitro de sus asuntos (es decir, como el Juez por excelencia en la Tierra), no puede llamarse creyente (Muslim). Más aún, dice el Clemente en el Corán que quien obedece al Profeta (ByP) lo obedece a Él mismo. Es por ello que el Jadiz (las colecciones de narraciones sobre lo que hizo y dijo el Profeta) o compilación de la Sunna es fuente de Jurisprudencia, es decir, de interpretación de la ley divina, pues Dios es el único legislador, y Mujámmad (ByP) fue inspirado por Dios mismo para interpretar correctamente la ley divina a través de sus juicios, sus palabras y sus actos.

Sin el registro de la Sunna de Jesús (la Paz de Dios sea con él), los cristianos se han perdido en elucubraciones y diversas interpretaciones del texto bíblico, que además, ha podido ser alterado con facilidad, al no contarse con la Sunna de Jesús (P) que permitiera contrastar el texto del Evangelio con la vida del Profeta que lo reveló a través de su ejemplo. [2] En cambio, gracias a la misericordia de Dios, tenemos no sólo el Corán auténtico y protegido, que puede contrastarse con los textos antiguos que aún se conservan, y con la memoria de los Jafiz que lo han transmitido en cadena ininterrumpida desde el Profeta (ByP) hasta nosotros en la forma como el mismo Profeta (ByP) lo recitaba. Sino que además, contamos con la Sunna que nos muestra cómo el Profeta (ByP) llevó a la práctica el Corán, y que por tanto no sólo nos sirve de guía de vida correcta y de correcta interpretación de la palabra de Dios, sino que también nos sirve como tercera comprobación de que el Corán actual es auténtico, pues está en sintonía con lo que sabemos a ciencia cierta que dijo e hizo el Profeta (ByP).

Por último, la mayor comprobación de la Sunna la da la historia misma. Mujámmad (ByP) tomó a un grupúsculo de tribus bárbaras sin mayor cultura y lo transformó en una nación unificada, digna, ejemplar, que constituyó el primer estado en la historia de Arabia, estado que en sólo 70 años se transformó en un gran imperio, cosa que jamás antes ni después ha ocurrido en la historia del hombre. [3] Y eso se logró gracias a que los Sajaba siguieron el ejemplo del Profeta (ByP), vivieron tal y como él les enseñó a vivir, siguieron los preceptos sociales, económicos, políticos, religiosos, morales, éticos y filosóficos de Mujámmad (ByP) y fue así que se convirtieron en la mejor generación de seres humanos que jamás haya existido. El Islam llegó a ser un imperio más grande que Roma en menos de un siglo, no por obra de Mujámmad (ByP), quien murió cuando el estado islámico englobaba apenas las ciudades de Meca y Medina, sino por obra del mensaje coránico y del ejemplo de vida que dejó Mujámmad (ByP).

La vida de los Sajaba nos comprueba que imitar al Profeta (ByP) es fundamental, es lo mejor para el individuo y para la sociedad, y nos reafirma las palabras coránicas que Dios nos ha revelado respecto a que debemos seguir al Profeta (ByP) y obedecerle. El Corán nos dice que debemos hacer la oración, pero es la Sunna la que nos explica en detalle cómo realizarla correctamente. El Corán también nos dice que debemos hacer la ablución, pero es la Sunna la que nos explica en detalle cómo y cuándo hacerla, y cuándo debe hacerse wudú y cuándo gusul. Esto mismo ocurre con muchos otros temas. Sin la Sunna, el mensaje del Corán estaría incompleto. Recordemos, además, que el Corán no descendió como una cantidad de páginas impresas, fue revelado al Profeta (ByP) en forma de recitación (Al-Qur'an de hecho, significa La Recitación), y los Sajabas aprendieron el Corán escuchándolo de boca del Profeta (ByP), y aprendieron cómo vivir sometidos a la voluntad divina gracias al ejemplo del Profeta (ByP), no consultando sobre Islam en bibliotecas o Internet. El Islam es una forma de vida, es algo vivencial que se aprende en la vida cotidiana y se perfecciona en el esfuerzo diario por imitar al Profeta (ByP), no es una mera filosofía que se aprenda leyendo y disertando en un café o en un aula. Gracias a ello, está al alcance de los analfabetos y de las personas con poca educación académica, que juntos suman más de tres cuartas partes de población humana actual.

Todo Musulmán, hombre o mujer, debe buscar siempre el conocimiento. Pero no se requieren títulos universitarios para ser un buen Muslim, sólo se requiere vivir como nos enseñó el Profeta (ByP), pues ningún ser humano jamás ha conocido el Corán mejor que él y ninguno jamás lo ha puesto en práctica mejor que él. Es necesario dedicar muchos años al estudio de las ciencias coránicas para llegar a ser un erudito, para ser, por ejemplo, juez de Chariá, o para ser teólogo, pero no es necesario ir a la universidad para ser un buen practicante del Islam.

La ciencia del Jadiz es un área de estudio muy amplia y profunda. Se requieren años de estudios, y aún así queda incompleta sin la ciencia del Fiqh. Pero desde la ignorancia es más fácil decir esto no me suena y por tanto lo rechazo que estudiar y aplicar. [4] Islam es sometimiento. Dios ordena que nos sometamos a Él obedeciendo lo que Él y Su Mensajero (ByP) han ordenado. Los Musulmanes (es decir, los sometidos en paz a la voluntad y a la ley de Dios) sencillamente obedecen la ley divina. Los que no se han sometido, en cambio, siempre tratan de acomodar las cosas a su parecer personal.

En conclusión, debemos ser fieles al registro auténtico de la Sunna del Profeta (ByP) compilado en colecciones del Jadiz estudiadas, confirmadas y avaladas por los sabios a lo largo de 14 siglos (principalmente las colecciones de Bujari y de Muslim) así como al Corán. Y para aferrarnos a la Sunna es importante seguir una madjab (escuela de jurisprudencia) para no confundirnos con detalles que diferencian a una escuela de otra. Las cuatro escuelas (Malikí, Chafí, Jambalí y Janafí) son todas correctas, y no hay falta en cambiar de una escuela a otra. Pero mezclar escuelas puede conducir a graves faltas, pues siempre se termina decidiendo de entre las opiniones de los sabios de cada escuela, la de la escuela que más le convenga a uno en el momento, y entonces se está cediendo al nafs (ego) en lugar de buscar la complacencia de Dios. En otras palabras, aunque no es obligatorio adherir a una de las cuatro escuelas, no tiene nada de recomendable armarse uno mismo, sin tener conocimiento, su "propia escuela" mezclando las opiniones de los eruditos de los cuatro madjab según las conveniencias personales.

A continuación reproduzco varias citas coránicas que sustentan lo que he afirmado en este artículo. Para obtener información sobre la traducción de dichas citas, recomiendo la lectura de ¿Es traducible el Corán? [5]

«Y no te enviamos [¡Oh, Muhammad!] sino como misericordia para los mundos.» (21:107).

«Quien obedezca al Mensajero obedece a Allah. Y quien le dé la espalda sepa que no te hemos enviado como un custodio de sus obras.» (4:80).

«Di [Oh, Mujámmad] : Si verdaderamente amáis a Allah ¡Seguidme! Y Allah os amará y os perdonará los pecados. Allah es Absolvedor, Misericordioso.» (3:31).

«¡Oh, creyentes! Obedeced a Allah y a Su Mensajero, y no le desobedezcáis siendo que sabéis que lo que él os transmite es la Verdad.» (8:20)

«Él es Quien eligió de entre los iletrados un Mensajero para que les recite Sus preceptos, les purifique y les enseñe el Libro y la sabiduría.» (62:2).

«Hay un bello ejemplo en el Mensajero de Allah [de valor y firmeza en la fe] para quienes tienen esperanza en Allah, [anhelan ser recompensados] en el Día del Juicio y recuerdan frecuentemente a Allah.» (33:21).

«Los preceptos que os ha transmitido el Mensajero respetadlos, y absteneos de cuanto os haya prohibido.» (59:7).

«No hemos enviado a ningún Mensajero sino para que sea obedecido con el permiso de Allah. Si después de haber sido injustos hubieran recurrido a ti [Oh, Mujámmad] y pedido perdón a Allah, y también el Mensajero hubiera pedido perdón por ellos, habrían encontrado que Allah es Indulgente, Misericordioso. Pero no, [juro] por tu Señor que no creerán a menos que te acepten como juez de sus disputas; y no se resistan a aceptar tu decisión y se sometan completamente.» (4:64-65).

«¡Oh, Profeta! En verdad te hemos enviado como testigo [de las obras de tu nación], como albriciador y amonestador. Exhortas [a los hombres a creer en] Allah con Su anuencia, y eres como una antorcha luminosa [que guía a quienes están en las tinieblas hacia la luz de la fe].» (33:45-46).

«Y no te enviamos [¡Oh, Muhammad!] sino como albriciador y amonestador para todos los hombres. Pero la mayoría lo ignora.» (34:28)

«Di: ¡Oh, hombres! Ciertamente soy el Mensajero de Allah para todos vosotros. A Él pertenece el reino de los cielos y de la Tierra; no hay más divinidad que Él, da la vida y la muerte; creed pues, en Allah y en Su Mensajero y Profeta iletrado, quien cree en Allah y en Sus palabras [todos los Libros revelados anteriormente], y seguidle, pues así os encaminaréis.» (7:158).

«Por cierto que tú [¡Oh, Muhammad!] no puedes guiar a quien amas, sino que Allah guía a quien Él quiere. Él sabe quienes seguirán la guía.» (25:56).

«Quien desobedezca a Allah y a Su Mensajero [y no crea en Él], sepa que el fuego del Infierno le espera y que será castigado eternamente en él.» (72:23).

----------
NOTAS

[1] 50 preguntas y respuestas sobre el monoteísmo islámico (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/08/50-preguntas-y-respuestas-sobre-el.html).

[2] Los Últimos Hallazgos Arqueológicos Bíblicos y la Autenticidad de la Biblia Actual (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-ultimos-hallazgos-arqueologicos.html).

[3] Sir Bernard Shaw, un escritor cristiano socialista ateo que coqueteaba con el Islam (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/02/sir-bernard-shaw-un-escritor-cristiano.html).




Artículos Relacionados

¿Los Chías son Considerados Musulmanes? Una Respuesta Equilibrada (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/los-chias-son-considerados-musulmanes.html).

Submitters: La Desviación Numerológica de un Ególatra (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/04/submitters-la-desviacion-numerologica.html).

¿Dónde están los hombres como Elías, David, Josué, Daniel... Mujeres como Débora, Ester, María…? (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2011/02/donde-estan-los-hombres-como-elias.html).


Unir la Ummah no es mezclar Islam con otras sectas y religiones (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2009/12/unir-la-ummah-no-es-mezclar-islam-con.html).


50 preguntas y respuestas sobre el monoteísmo islámico (http://mensajesenlaruta.blogspot.com/2010/08/50-preguntas-y-respuestas-sobre-el.html).


Share: