sábado, 22 de octubre de 2016

Volver a la guerra y acabar de una vez por todas con las FARC

VOLVER A LA GUERRA Y ACABAR DE UNA VEZ POR TODAS CON LAS FARC


Por: Said Abdunur Pedraza, organizador del Primer Foro de Musulmanes como Agentes de Paz (2016) y director del Concurso Mundial de Cuento y Poesía Pacifista (2009-2010)


El mensaje más repetido de los que votaron NO para aquellos que votamos SÍ en el plebiscito del 2 de octubre, ha sido: “Ganamos, supérenlo.” No estoy de acuerdo, no ganó nadie, perdió el país, pero bueno, decidí hacer el ejercicio.

Lo primero que hay que admitir es la cruda derrota. Ganó el NO. Por una diferencia pírrica (53.908 votos), pero ganó. La abstención fue la mayor de los últimos 22 años (62,59%) y el huracán Matthew tuvo algo que ver con eso, pero igual, ganó el NO. Se presentó una tutela para que se realice nuevamente el plebiscito en las zonas que fueron afectadas por el huracán, y se dice que así ganará el SÍ, como anunciaban con bombos y platillos todas las encuestas. Sin embargo, eso podría tener graves consecuencias políticas en la polarización en que está el país. Ya muchos afirman que el gobierno quiere repetir el plebiscito ad infinitum, si es necesario, hasta que gane el SÍ. En todo caso, la tutela aún no ha tenido respuesta y sigue como ganador el NO.

Dado que la diferencia con la que ganó el NO fue de un mísero 0,42%, se ha dicho que solo se les debe permitir a los del NO modificar los acuerdos en ese mismo porcentaje. La realidad es que, al haber ganado el NO, los acuerdos de La Habana recibieron el rechazo político, y algunos de la campaña del NO afirman que hay que renegociar desde el principio.

También es cierto que el SÍ ganó ampliamente en muchas de las regiones más golpeadas por el conflicto armado con las FARC (95% en Bojayá, 91% en El Tarra, 84% en Toribío, 76% en Arauquita, 76% en Quibdó, 93% en Guapi, etc.) Muchos apuntan a que el NO ganó gracias a que el “país paisa” (Antioquia y el Eje Cafetero) apoyó la campaña de su paisano expresidente. Eso no es justo con los que votaron por el SÍ en esa zona, y al final, esa maravilla llamada democracia le da la razón a quien logra mayores números. Si quienes más han sufrido con la guerra quieren pararla y están dispuestos a perdonar y a trabajar hombro a hombro con sus victimarios para construir la paz y entregarles a sus hijos un país mejor, eso es lo de menos. Lo que importa es este numerito: 0,42% Con eso ganó el NO, punto.

Se han interpuesto ante la ley colombiana varias demandas contra la campaña del NO por juego sucio. Es cierto que engañaron, mintieron, manipularon, pero las demandas aún no han sido contestadas y el NO sigue vencedor. Muchos que votaron NO han mostrado públicamente su indignación por la campaña sucia y se han mostrado arrepentidos por su elección de voto. Unos votaron en contra de que se pusieran impuestos para darles sueldos a los guerrilleros, y ahora ven que, igual, nos van a meter más impuestos gracias a una reforma tributaria que se va a hacer con o sin paz, pues no tiene nada que ver con los acuerdos de La Habana. Otros votaron NO por miedo a que Colombia se convirtiera en otra Venezuela, y ahora descubren que Santos es un oligarca neoliberal y que es imposible que algo en los acuerdos apuntara a implementar ningún tipo de socialismo en este país, porque de haber sido así, ni los Estados Unidos los habría apoyado, ni la Corte Penal Internacional los habría avalado. Otros votaron NO por miedo a que nos obligaran a todos a enseñarles a nuestros hijos a ser homosexuales. Ahora ven declaraciones de la Iglesia Católica y de varias iglesias evangélicas afirmando la verdad: que no hay nada de “ideología de género” en los acuerdos de La Habana. Otros, finalmente, no querían que les quitaran sus tierras para dárselas a los guerrilleros. Ahora tienen claro que eso solo puede ocurrirle a quienes hayan conseguido tierras conquistadas a punta de plomo y terror por los paramilitares. Pero por mucho que se sientan manipulados, engañados, y para nada representados por los que han llevado propuestas en su nombre al gobierno, ya votaron por el NO, sus votos ya fueron contados, y mientras el plebiscito no sea declarado nulo por fraude electoral de la campaña del NO, el NO sigue siendo vencedor. Además, los que no se arrepienten de haber votado NO, que también son muchos, afirman que el SÍ también mintió, y que así estamos a mano.

Los propios líderes de la campaña del NO interpusieron varias demandas para que el plebiscito fuera declarado ilegal, inconstitucional, ilegítimo. Ahora que el NO ganó, quisieron retirar esas demandas, pero legalmente eso no era posible. La Corte Constitucional aún no ha dado un veredicto sobre el tema, pero personalmente dudo mucho que el plebiscito sea declarado nulo, ya sea por estas demandas, o por el huracán, o por el fraude electoral de la campaña del NO, o por las marchas masivas a favor de que se implementen los acuerdos de La Habana ya mismo, tal y como están, incluyendo cartas de los militares en prisión, testimonios de votantes del NO arrepentidos, peticiones de las víctimas, manifestaciones de los colombianos en el exterior, etc., etc. Declarar nulo el plebiscito podría desencadenar una nueva oleada de violencia, si tenemos en cuenta que hubo grandes empresarios y terratenientes que invirtieron su dinero para que ganara el NO, y ya se sabe que muchas de esas personas tienen nexos con los paramilitares que, a pesar del proceso de paz con las autodefensas, siguen activos en muchas regiones del país. No, no creo que sea conveniente ni que vaya a ocurrir, que se declare nulo el plebiscito.

Entonces, viene lo segundo que hay que admitir: No todos los que votaron por el NO lo hicieron por la manipulación y los engaños de esa campaña, ni porque sean borregos que hacen lo que su expresidente o el pastor de su iglesia les dice, ni porque no leyeron los acuerdos y no tienen ni idea de por qué votaban en realidad, ni porque simplemente les cae mal el presidente y votaron contra él.
Muchos votaron por intereses políticos o económicos. Todos aquellos a los que no les conviene la restitución de tierras porque saben que tienen terrenos que fueron arrebatados violentamente a sus dueños originales, aquellos a quienes no les conviene la justicia transicional porque allí se puede destapar toda la verdad que no quieren que se sepa, aquellos que tienen aseguradas las próximas elecciones locales gracias a sus influencias y no quieren que el partido político que se forme a partir de la desmovilización de las FARC les haga algún contrapeso, los narcos que necesitan que las zonas donde tienen sus instalaciones y sus corredores de transporte se mantengan aisladas por la violencia para que nadie interfiera en sus negocios, los mercenarios que se lucran con el negocio de la muerte, los extranjeros que venden armas a ambos bandos… Todos ellos siguen apoyando el NO, y tienen bastante poder para seguir dilatando la renegociación y boicoteando el proceso de paz. Ellos no quieren paz y no hay forma de hacerlos cambiar de opinión.

Pero también está una parte de las víctimas y una parte de los militares. En ambos casos son partes minoritarias, pero con una posición muy firme y activa. Ellos dicen que quieren paz, pero no dicen a qué costo. Para ellos, la única solución posible es que las FARC sean aniquiladas, matando a los que más se pueda, hasta que se sometan arrodillados pidiendo clemencia, y entonces dejar que se pudran en la cárcel.

Entonces, viene lo tercero. Pensar: Y… ¿por qué no? Es decir, se supone que las FARC están negociando porque les dieron muy duro, las debilitaron mucho, y aunque no han sido derrotadas militarmente, es cuestión de poco tiempo, unos cuantos muertitos más, y se acabó el asunto. Al menos eso creen muchos.

Sí, es cierto que Uribe prometió acabar a las FARC en 2 años, lo intentó durante 8 a un costo de vidas altísimo, dejando más de 3 millones de desplazados y miles de falsos positivos en el camino, y no pudo. Pero esta gente, radicalizada en el NO, realmente cree que eso es un mal necesario. Algunos lo han expresado claramente en redes sociales: Es cuestión de reorganizar a las Bacrim en unas autodefensas renovadas y fortalecidas, y listo. De nuevo a la motosierra, a las escuelas de descuartización, a las casas de pique, pero bueno, es por una causa noble y justa: acabar con los criminales narcobandoleros de las FARC. Y claro, reelegir a Uribe, para que salve a la patria. No importa si le toma otros 8 años, o 20, lo que sí es seguro (no para mí, pero sí para muchos) es que él sí puede darnos la paz, a punta de balín. El hecho de que la gran mayoría de los 9 millones y medio de víctimas del conflicto (entre 1985 y 2016) hayan sido civiles, no debe detenernos en el esfuerzo bélico por acabar con menos de 20.000 guerrilleros, ¿verdad?
Entonces, de nuevo, ¿por qué no volver a la guerra y acabar ahora sí, de forma definitiva, con las FARC? Así habría paz, ¿no?

Ese planteamiento me recuerda a Ruanda. En la radio, colaboradores de un grupo radical daban discursos de odio a la gente de manera permanente. En ese momento, el país atravesaba una grave crisis económica debido a la caída del precio internacional del café y al elevado gasto militar, pero se le decía a la gente que los tutsis eran el problema, y si acababan con ellos, habría paz y prosperidad. Resultado: Entre 800.000 y un millón de muertos en solo 5 meses, en un país de solo 8 millones de habitantes. El país quedó devastado, la gente fue asesinada principalmente a machete, la mayoría de las mujeres brutalmente violadas y mutiladas en el proceso de violación. Cientos de miles de desplazados. Los hutus moderados, los que no estaban de acuerdo con el gobierno, los que no aceptaban el genocidio, fueron masacrados junto con el 75% de todos los tutsis del país. Para hacernos a una idea, es como si en Bogotá milicias urbanas persiguieran a los supuestos guerrilleros y a todos los que votamos por el SÍ y asesinaran a un millón de personas en 5 meses, violando y descuartizando gente a machete todos los días de manera sistemática por toda la ciudad. Para hacernos a una mejor idea, la máxima asistencia al Estadio Nemesio Camacho “El Campín” fue de 70.000 espectadores durante el concierto de conciertos de 1988. Habría que llenar ese estadio unas 14 veces con esa misma cantidad de gente y matarlos a todos para cubrir la misma cuota de asesinatos.

Podríamos sentarnos a hacer cálculos: ¿Cuántos guerrilleros son? ¿Y cuántos militares? Haciendo cuentas… un momento, no sabemos exactamente cuántos guerrilleros son, porque nunca hemos tenido datos de cuántos hay en milicias urbanas en las ciudades, estamos pensando solo en los que están en el monte y sus grupos de apoyo, confiando en que los datos que nos dieron sean confiables: 17.500 aproximadamente. Y los de las ciudades bien pueden estar preparando un posible regreso a la guerra, reclutando sangre nueva. Lo que significaría que, al empezar de nuevo el conflicto, las FARC recibirían refuerzos conseguidos durante esta etapa de limbo en que nos dejó la victoria del NO. Por otro lado, las FARC entregaron a unos pocos menores de sus filas a la Cruz Roja, pero al ganar el NO, ese proceso se truncó, así que todavía tienen a la mayoría de menores en sus filas, entrenados y listos para volver al combate. Hace más de una semana que las FARC debían comenzar a entregar las armas a la ONU, pero con la victoria del NO eso nunca sucedió, así que todavía tienen todas sus armas. Y aunque hicieron un proyecto piloto de desminado en conjunto con el Ejército Nacional, ese proceso también quedó suspendido, así que la gran mayoría de las minas sigue donde estaba. En resumen: Las FARC están listas para volver al combate, están descansando y lubricando las armas, todavía tienen prácticamente a todos sus miembros en sus filas, y es posible que reciban refuerzos de iniciarse la guerra nuevamente.

Seamos realistas. Las FARC tienen 52 años de experiencia en guerra de guerrillas, y la difícil orografía colombiana está llena de lugares donde ocultarse, reorganizarse y lanzar ataques. Lugares que ellos conocen muy bien, y fue así como tuvieron en jaque hasta a los gringos cuando tres de sus conciudadanos estuvieron secuestrados en nuestras montañas por parte de esta misma guerrilla (seis años, cuatro meses y tres semanas de secuestro).

Recordemos cómo se formaron las FARC: El entonces presidente Guillermo León Valencia decidió acabar con la insubordinación de un grupito de liberales y comunistas que habían declarado a Marquetalia como república independiente. Entre el 27 de mayo y el 22 de junio de 1964 se dieron fuertes combates y bombardeos, y el Ejército Nacional se impuso en la zona. Sin embargo, 150 combatientes lograron escapar. ¡Solo 150! Estaban diezmados, se les siguió persiguiendo, varios de sus líderes cayeron en las semanas siguientes. Entre los perseguidos se encontraba Pedro Antonio Marín, alias Manuel Marulanda Vélez o Tirofijo, quien murió 44 años después, de muerte natural, siendo comandante de las FARC, hoy día la guerrilla más grande y antigua del hemisferio occidental. Han pasado 52 años desde esa “solución” y lo único que se logró fue que el problema creciera, y creciera, y creciera. La misma solución ha sido repetida muchas veces, por ejemplo, con Turbay y su Estatuto de Seguridad (en la década de 1980), y más recientemente con Uribe y su Seguridad Democrática. Y aquí estamos, con la posibilidad en nuestras manos de ponerle, por fin, un final a ese problema, de comenzar una nueva historia. Pero ganó el NO. Entonces, ¿volvemos a la guerra, a ver si ahora sí podemos hacer lo que no hemos hecho en 52 años de muerte y destrucción?

Si tenemos en cuenta que los paramilitares, con todo su poderío militar financiado por grandes multinacionales, terratenientes, empresarios y carteles del narcotráfico, y con el apoyo de las Fuerzas Militares colombianas, realizando todo tipo de actos de barbarie, desplazando a millones de colombianos, despojándolos de sus tierras, asesinando campesinos inocentes únicamente para practicar cómo descuartizar personas… Si con toda esa brutalidad y toda esa sangre derramada, sumada a los falsos positivos, no se logró acabar con las FARC, ¿cuánta sangre podemos calcular que nos haría falta para derrotar a las FARC y tener, ahora sí, la paz que un grupo de los del NO anhela?

Ahora bien, supongamos que el asunto, ahora sí, funciona. Digamos que un año más de guerra, un millón más de desplazados, unas 10.000 víctimas más entre muertos y heridos, y listo, se rinden las FARC y ahora sí hacemos que todos y cada uno de sus miembros se pudran en la cárcel. Eh…, esperen, todavía no sabremos cuántos son. Muchos no están identificados, quedarán como pernos sueltos por ahí, con la misma sed de venganza con que ahora este grupo recalcitrante del NO espera acabarlos. Personas entrenadas en la guerra, dolidas, sedientas de justicia. ¿Les suena conocido? ¿No fue así como todo comenzó, y no será así como comenzará de nuevo? ¿Estamos todos los colombianos listos y dispuestos a pagar ese precio para que la facción más recalcitrante del NO obtenga su venganza y se logre la paz en sus términos, a sabiendas de que eso, muy seguramente, solo alimentará la rueda de la violencia para que se reactive más adelante? Por otro lado, los que acaben con las FARC lo habrán hecho con un nivel de barbarie igual o superior a la que ya hemos visto, con los paramilitares jugando al fútbol con cabezas cortadas y esas cosas. ¿Esa será la gente “buena” de la Colombia en paz, los “héroes de la patria”?
Por lógica elemental, es absurdo pensar que se pueden obtener resultados diferentes haciendo siempre lo mismo. Yo no estoy dispuesto a ver correr más sangre, ni los que votamos por el Sí, ni los militares encarcelados que han dado su apoyo a los acuerdos de La Habana, ni los miles de colombianos que han estado marchando y concentrándose en campamentos de paz en diversas ciudades del país, ni los que se arrepienten de haber votado por el No, ni los votantes del No que solo esperaban que se hicieran un par de cambios a los acuerdos y luego se los hiciera efectivos, ni los líderes de todos los partidos políticos colombianos que apoyaron el SÍ (que fueron todos los partidos del país excepto uno).

Me disculparán los recalcitrantes del NO, pero su “supérenlo” no es un argumento y no conduce a nada bueno. Colombia lleva 200 años de conflictos. El conflicto con las FARC ha durado 52 años, más de medio siglo de bala, machete y motosierra, de bombas, minas antipersonales, inflados presupuestos para la guerra, desplazados, muertos, etc. En este país hemos realizado todos los actos de violencia concebibles y muchos que escaparon incluso a la imaginación de los inquisidores y de los monarcas más tiranos del medioevo. Hemos transitado ese camino una y otra vez, y lo único que hemos hecho es abrir más heridas. Ya no podemos borrar esas heridas, debemos hacer que cicatricen, aprender a vivir con esas cicatrices, y enseñarles a las siguientes generaciones qué son esas cicatrices, cómo las obtuvimos, cuál es la historia, y por qué no deben repetirla.

El país necesita verdad, reparación y no repetición. Necesitamos la restitución de tierras que está contemplada en los acuerdos de La Habana. Necesitamos ese sistema de justicia transicional que garantice que Colombia, como sociedad, como nación, conozca la verdad y la escriba en su historia. Es cierto, ganó el NO, pero perdió el país. Por eso, no puedo simplemente “superarlo” y aguantarme el hecho de que ganó el NO. En lugar de eso, me sumo al clamor de todos aquellos que realmente desean la paz para este país: Queremos que se implementen los acuerdos de La Habana ya mismo, tal y como están, o en su defecto, con algunas modificaciones negociadas, pero SIN QUE SE ALTERE EN ABSOLUTO LO CONCERNIENTE A LA RESTITUCIÓN DE TIERRAS Y A LA JUSTICIA TRANSICIONAL. Esa es nuestra exigencia. No, no queremos, no podemos, volver a la guerra.


No más muertos. Queremos el fin de las FARC por la vía negociada, y lo queremos ya.






Artículos Relacionados

Share:

lunes, 10 de octubre de 2016

Colombia unida en la irresponsabilidad

COLOMBIA UNIDA… EN LA IRRESPONSABILIDAD
Por: Said Abdunur Pedraza, organizador del Primer Foro de Musulmanes como Agentes de Paz (2016) y director del Concurso Mundial de Cuento y Poesía Pacifista (2009-2010)

Muchas personas, indignadas por el resultado del plebiscito del 2 de octubre, han racionalizado el resultado tachando al pueblo colombiano de ignorante, a los del No de estúpidos, ciegos, manipulados, y en algunos casos, insultando directamente a personas que manifestaron su apoyo al No y hasta lanzando amenazas mortales. Lo primero que quiero decir al respecto, es que esto demuestra que la sociedad colombiana EN SU CONJUNTO está enferma, tiene graves males del corazón y de la cabeza, y los resentimientos, odios y dolores están a flor de piel en todos nosotros. Es que los del Sí no somos unos santos, no estamos volando en las nubes, no somos ajenos a lo que pasa en el país, y por supuesto, no somos mejores ni superiores a los del No. La diferencia fundamental, es que los del Sí hemos hecho el esfuerzo de apoyar un acuerdo que en muchos aspectos no nos gusta, no nos satisface, pero es el mejor acuerdo posible, y es la forma real, concreta, viable y tangible de terminar con 52 años de derramamiento de sangre. Entre los del Sí hay una mayoría de las víctimas de las peores masacres dejadas por esta guerra, que también tienen dolor y resentimiento en su corazón, pero que se han puesto por encima de esos sentimientos por el bien del país, por el bien de las generaciones futuras. Los del Sí no somos blancas ovejas queriendo abrazar a los guerrilleros. También tenemos prejuicios y también nos fastidia ver a Timochenko dando discursos en la televisión. Pero tenemos claro que, si queremos construir un país en paz, tenemos que aceptar en la sociedad a quienes están ahora alzados en armas, y que tienen voluntad de cambiar fusiles por discursos.
Lo segundo, es que lo que realmente pasó el dos de octubre, fue la manifestación colorida, aplastante, transmitida a nivel global y observada por el mundo entero, de la IRRESPONSABILIDAD del pueblo colombiano. En ese día del plebiscito, se mostraron 4 grupos de colombianos:
  1. Una abrumadora mayoría que no votó. Entre ellos, algunos porque no tenían la cédula inscrita. Pero entre los habilitados para votar, un 62,59% del electorado marcó la mayor abstención del país en 22 años. Estos colombianos se silenciaron a sí mismos, su opinión no cuenta, simplemente se hicieron a un lado. Irresponsables: En el momento más importante del país desde la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, no fueron capaces de asumir la responsabilidad histórica de acudir a las urnas, de manera informada y consciente, para apoyar o no el acuerdo de paz. Una vergüenza mundial.
  2. Una minoría que votó y anuló su voto. Estas personas dejaron un mensaje contundente: les importa un sieso el futuro del país. Sí, es cierto que la democracia en Colombia es más bien un chiste, y que una gran cantidad de colombianos no creemos en las elecciones. Pero eso no justifica ni la abstención ni los votos nulos o sin marcar, puesto que, en este caso en particular, no se trataba simplemente de una elección, sino de realizar un acto muy simple para participar de un momento histórico y hacer escuchar una posición política frente al acuerdo de paz. Los más de 257.000 votos anulados son una voz de meimportaunculismo activo. Irresponsables: En este momento clave del país, no supieron asumir su responsabilidad histórica de tomar posición, y simplemente dejaron su marca de rebeldía adolescente.
  3. La mayoría de los votos válidos fue por el No, por un muy estrecho margen. Lastimosamente, gran parte de quienes votaron por el No, desconocen todavía el contenido del acuerdo que rechazaron. Solo se dejaron llevar por la campaña de indignación dirigida por Juan Carlos Vélez Uribe, liderada por Álvaro Uribe Vélez y financiada por el Grupo Uribe y las empresas de Ardila Lülle, entre otros. O simplemente obedecieron lo que les ordenó su pastor, que los amenazó con visiones apocalípticas totalmente ridículas. Les alimentaron los miedos y odios con mentiras y amenazas infundadas, y en lugar de examinar el texto del acuerdo y verificar si lo que les decían era cierto, salieron a votar No. Otros votaron No de manera totalmente visceral, con un sentimiento legítimo, comprensible, de dolor y odio contra las FARC, pero sin darse cuenta que debían pensar en el país y no en sí mismos. Irresponsables: Primero, porque no asumieron su responsabilidad de votar a conciencia, conociendo el texto de los acuerdos que iban a rechazar para saber qué realmente decían, ni tuvieron la seriedad de hacer a un lado opiniones y sentimientos personales, para armarse con argumentos que consideraran la realidad de los más afectados por la guerra y respondieran a ella. Y segundo, porque nunca exigieron a los impulsores del No unas propuestas claras, reales, para en caso de ganar. Y en efecto, ganaron, y cinco días después de su victoria, no han cumplido con la responsabilidad que tienen para con todo el país y las futuras generaciones, de exponer en un documento claro, sus propuestas para mejorar el acuerdo existente, a fin de que éstas puedan ser analizadas, estudiada su viabilidad, y solicitada su incorporación a la renegociación del acuerdo. La victoria del No detuvo los dineros que llegarían al país para financiar los procesos del posconflicto, congeló los programas de desminado, entrega de menores guerrilleros, iniciación de los procesos de justicia transicional, etc. Y ha dejado al país en un limbo, con el consecuente peligro de que la guerra vuelva a estallar en cualquier momento. Y lo peor es que las pocas exigencias que han hecho, ya forman parte de los acuerdos firmados, excepto una: la impunidad para militares que pide Álvaro Uribe.
  4. Casi la mitad de los votos válidos fueron por el Sí. Los votantes del Sí apoyaron un texto escrito, definido, que incluye metodologías, protocolos, cronogramas, etc., para el efectivo desarme de las FARC, la restitución de tierras, la divulgación de la verdad, y los mecanismos para evitar que esta guerra se repita. El acuerdo fue el resultado de casi 6 años de trabajo en el que hubo amplia participación de las víctimas. Apoyar el acuerdo era necesario para continuar con una serie de programas que ya se habían iniciado, como la entrega de menores por parte de las FARC, el desminado, y la entrega de información de inteligencia al Ejército Nacional. Pero también era necesario para iniciar el proceso de justicia, reparación y no repetición, y la construcción de un país en paz en el posconflicto. Quienes votamos Sí no solo lo hicimos porque queremos la paz, porque no queremos ver más muertes, sino porque la falta de contrapropuestas viables del No, la inexistencia de un documento concreto por parte de los promotores del No, nos confirmó que el acuerdo logrado no es perfecto, pero es el mejor posible, cosa que reiteraron muchos analistas internacionales, y que se vio confirmada con el apoyo de diversos países y con el aval de la Corte Penal Internacional. Con el triunfo del No, el proceso de paz, y el país entero, quedaron en el limbo. Irresponsables: Los promotores del Sí no cumplieron con su responsabilidad histórica de mostrarles a los del No por qué sí se debía aprobar el acuerdo, fallaron en hacer pedagogía, se confiaron en las encuestas que decían que el Sí ganaría por mayoría abrumadora, fracasaron en sus intentos de desenmascarar las mentiras y manipulaciones que utilizó la campaña del No como estrategia, y no se esforzaron lo suficiente para asegurar que el proceso de paz tuviera continuidad.
En conclusión, el país entero falló, y en uno de sus momentos históricos clave, demostró una irresponsabilidad enorme, vergonzosa, que nos ha dejado en ridículo a nivel mundial. Pero peor que eso, nos ha dejado ad portas de un fracaso rotundo del proceso de paz, ya sea que la guerrilla se desmovilice, pero jamás se implementen los mecanismos de verdad, reparación y no repetición, ni los cambios necesarios para mejorar al país (lo que ocurrió en Guatemala en 1999 y que dejó al país a merced de un ejército que viola los Derechos Humanos y de un crimen organizado que se tomó los espacios dejados por la guerrilla), o mucho peor, que volvamos a la guerra con las FARC.
El tiempo corre y cada día cuenta. El momento es ahora. Debemos asumir nuestra responsabilidad para con nuestra historia, nuestras víctimas, nuestro futuro, nuestros hijos, y para con el mundo entero. Debemos exigir que no se dilaten los diálogos para la continuación del proceso de paz. Sobre todo, debemos exigir que los puntos relativos a la restitución de tierras, el desarrollo rural agrario, y el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, sean mantenidos SIN CAMBIO ALGUNO, y que se presenten en cuestión de días las propuestas de cambios al acuerdo firmado con las FARC, o se apruebe el mismo tal como está, en caso de que no haya propuestas o estas no sean viables.

Artículos Relacionados

Share: